El 14 de febrero celebramos el día del amor entre mujeres. Fue una tarde cercana, risueña y dulce ya que pudimos compartirla con algunas de vosotras y con nuestra colabora especial: Tamara de Kittys Cuquis.
 
Ella es repostera y se caracteriza por hacer dulces con conciencia ya que después de pasar por un cáncer de mama, dejó de elaborar sus creaciones con productos refinados. Desde entonces se ha convertido en una gran divulgadora de por qué debemos darnos dulces healthy que nos puedan hacer disfrutar sin tener que recurrir a lo que hasta ahora conocemos como delicioso  pero incompatible con la palabra SALUDABLE.
 
 
Nos enseñó ha realizar una tarta Red Velvet que estaba de muerte de lenta, después de la velada hicimos una degustación generosa ¡ja, ja, ja! Es lo que tiene hacer eventos cercanos e íntimos que da para repetir, algunas se llevaron el tuper a casa, ¡jajaja!
 
 
Fue un postre sencillo delicioso, bonito y muy fácil de hacer. Era como una tarta hecha de crepés con nata vegetal y con un ingrediente secreto que EVITÓ  tener que echarle azúcar… ¡venga que os lo cuento! llevaba remolacha, y mira que creo que es la única hortaliza que no soporto, pero mezclada con los demás ingredientes le daba un toque dulzor, además de teñirlo de rosa. ¡Vamos una maravilla, estaba todo pensado!
 
 
Recuerdo el primer día que vino a sesión Tamara, de esto ya hace dos años y medio… traía bastantes kilos de más debido a su tratamiento y una peluca rubia de rizos intensos. Cuando reservó su cita me avisó de que estaba pasando por un cáncer de mama y necesitaba a alguien que la asesorara para verse físicamente mejor. Ahí comenzamos un periodo en el que primero fue la estética lo que mejoró con su puesta de turbantes y donde aprendió a maquillarse para hacerse cejas y ponerse pestañas postizas para alguna ocasión.

 
Recuerdo una anécdota que me marcó: Hubo una sesión que se vio tan guapa que decidió dormir con el maquillaje y las pestañas postizas puestas, jajaja ¡Que coqueta y presumida ella! ahora me río, pero me acuerdo perfectamente que pensé por lo que tendría que estar pasando tras verse tan desmejorada, no por la parte estética, que OBVIO es muy importante para tener confianza, sino porque el cáncer es una enfermedad que no deja de recordarte que estás muy enferma, pero ahí estaba ella, con su actitud peleona e invencible.
 
 
Más adelante pasamos a trabajar la motivación y las emociones para que pudiera pasar ese período mejor. Siempre recalco que fue una mujer muy valiente, ella pasó su cáncer como si tuviera la gripe. Hacía todo lo posible por verse bien y decidió ocupar su tiempo en investigar como poder ayudarlo a pasar por ese ciclo lo mejor que  se podía y se comprometió desde el primer momento en incorporar actitudes diferentes para por llevarlo a la cura lo antes posible.
 
Alimentación, deporte y emociones fue un tandem que la mantuvo despierta, motivada y fuerte, ¡muy fuerte! Ahí es donde incorporó el cambio en su alimentación y a la hora de elaborar sus dulces para su proyecto.
 
Ya lleva un año curada, es un ejemplo de superación en toda regla. No ha parado ni un minuto desde entonces, y sigue expandiendo su para qué de haber pasado por su enfermedad. Por eso sus formaciones son tan especiales porque además de aprender a hacer postres con conciencia, aprendes un concepto más profundo del porqué y el para qué recurrimos en muchas ocasiones al dulce.
 
Hace un ejercicio muy bueno para la  reflexión, se trata de pararnos a pensar para que podamos comprender mejor una parte de nosotros que nos lleva a usarlos  de esa manera tóxica y dependiente. El alimento, en este caso el dulce, en muchas ocasiones alivia ciertas emociones que sentimos, es como si no pudiéramos controlar ese impulso que nos lleva a dárnoslo sea como sea, porque a priori y aparentemente nos consuela o sustituye sobre algo. La verdad que quedamos encantadas con todo lo que aprendimos, y con la energía tan familiar que se creó.
 
 
Gracias Tamara, es maravilloso compartir estas experiencias a tu lado y que seas la repostera oficial de esta comunidad es un regalo de la vida.
 
 
Gracias Yolanda Cáceres por captar momentos tan especiales. Aquí podéis ver las fotos y ya sabéis que si vais a compartir, hay que etiquetar a Yolanda.
 
Bueno reinas y reyes, os dejo el link del post «Lección o bendición» que escribió Tamara sobre la lección de vida que le dio pasar por un cáncer. 
 
Y espero veros por la comunidad muuuuuchas veces más a aquellas que no sean socias, a aquellas que no son de Madrid y lo realizan online y a las que quieran pasar a formar parte: ¡BIENVENIDAS bellas! aquí os estamos todo el equipo de Espiritual Woman.
 
 
Muuuaxxx, feliz día.