Integrantes de la comunidad nos hablan sobre él y lo que ha supuesto para ellas pertenecer a Espiritual Woman.


Soy Mónica y estoy encantada de pertenecer a la Comunidad de Espiritual Woman porque cada vez que nos reunimos hay una energía muy positiva y muy buen rollo.
Salgo de los talleres, actividades y demás, con un subidón de energía muy positiva, además de conocer y aprender de personas muy interesantes.

 

Tener una Comunidad donde hay tantas mujeres con inquietudes, que quieren salir de su círculo de confort, que quieren compartir, ayudar a otras y poner la guinda yendo a Londres un fin de semana con Dudu, me parece un premio gordo, como que te toque la muñeca de la tómbola. No tengo más que palabras de agradecimiento a todas las que os ocupáis de la Comunidad surtiendo de información variada a las que no podemos subir contenido por diferentes motivos.
Muchísimas gracias de corazón, me gusta teneros ahí y compartir vuestras inquietudes.
Lamento no poder pasaros mi energía, con la que no sé muy bien que hacer a diario, pero comparto mi cariño y agradecimiento con vosotras por ser tan generosas y estupendas.
Gracias Dudu por incorporarme a tu vida, es un placer tenerte cerca.
Con cariño, Susana Macpherson. Asesora de imagen.

 

Espiritual Woman ha significado para mi no solo una etapa en la que me he permitido conocerme mejor, si no que también compartir experiencias similares con otras mujeres que aunque parezcamos diferentes tenemos las mismas inquietudes.
Es genial no sentirse sola pero a la vez diferente.  Aprendes a quererte más y a ser feliz. A preocuparte por lo que de verdad importa. La salud, la comida, la imagen, el movimiento del cuerpo.. son solo alguna de las cosas que más nos identifica y solo con Duduyemi líder, Alba, Tamy, Vicky y con algunas más integrantes del club aprendes a dedicarle tiempo y crear. Experimentar con ellas es lo mejor. Gracias por existir.
Jess

 


Muy agradecida por la sensación de pertenencia a una comunidad femenina, emprendedora, solidaria y saludable. Con un ambiente de tolerancia, empatía y muchas ganas de aprender las unas de las otras.
Lucía